«Los conceptos subvencionables para un ayuntamiento en el marco europeo son intangibles cuyo impacto a veces es difícil de percibir»

Hablamos con Carmen Herrero, directora del Servicio de Promoción Económica, Empleo, Comercio y Proyectos europeos del Ayuntamiento de Alzira

Julio 2021

¿Cómo está organizada vuestra área de proyectos europeos? (modelo y estructura)

Alzira OnEUROPE está integrada en el Servicio de Promoción Económica, Empleo, Comercio y Proyectos Europeos del Ayuntamiento de Alzira, creado en la anterior legislatura. Incluir la denominación de “proyectos europeos” fue un paso importante que daba visibilidad a un trabajo que se venía desarrollando desde 2007.

Hoy podemos decir que la OPE tiene una estructura consolidada, premisa fundamental para la internacionalización del Ayuntamiento de Alzira, lo que nos permite participar actualmente en 40 proyectos que generan una gestión económica de 1.400.000 euros. Desde su creación, la oficina ha formado parte de 142 proyectos, lo que ha supuesto un acumulado de 6.000.000 de euros.

En esta estructura incorporamos también personal  procedente de programas europeos de movilidad, como Cuerpo Europeo de la Solidaridad y Eurodisea, en los que participamos desde 2011. Desde entonces, 150 personas de otros países de Europa han contribuido a que Alzira On Europe sea hoy lo que es.

Por otro lado, coordinamos todas las áreas del Ayuntamiento para fomentar su participación en Europa y trabajar  todas las temáticas que la Comisión Europea considera prioritarias como la digitalización, el medio ambiente, la movilidad urbana, la eficiencia energética, la inclusión social, etc. Alzira On Europe desarrolla así una función vertebradora de gestión trasversal en nuestra organización.

¿Cuáles son vuestros objetivos clave?

La mayoría de proyectos se desarrollan en el marco de las áreas de trabajo de IDEA, en las materias que dominamos: empleabilidad, Formación Profesional para el empleo, orientación e intermediación laboral y emprendedurismo.

No obstante, también ejecutamos proyectos relacionados con acciones enmarcadas en el resto de servicios municipales, como medio ambiente, turismo, compra pública innovadora, desarrollo urbanístico sostenible, economía circular etc.

Todos estos años nos han servido para aprender a gestionar los fondos europeos con las temáticas que guardan una estrecha relación con nuestro servicio. Una vez adquirida esta experiencia europea, nos empezamos a adentrar en otros ejes que consideramos fundamentales y que afectan a prácticamente  la totalidad  de áreas del Ayuntamiento.

¿Cómo resumiríais vuestro día a día?

Nuestro día a día es un aprendizaje continuo, debido a la cantidad y diversidad de temas que abordamos a través de cada proyecto en el que nos embarcamos. Con 21 voluntarios acogidos y 74  movilidades de alumnos que realizamos de media cada año,  a veces bromeo diciendo que tengo la sensación de dirigir una agencia de viajes más que un servicio municipal.

Este año ha sido un tanto atípico como consecuencia de la pandemia, aunque nuestros alumnos han continuado realizando sus prácticas no laborales en otro países y muchos de los voluntarios decidieron permanecer en nuestra ciudad durante el periodo de confinamiento.

Siempre decimos que IDEA parece una pequeña ONU. Para nosotros, como trabajadores , y para nuestra ciudad es muy enriquecedor sumar personas de otras nacionalidades, con culturas y costumbres diferentes que, sin duda, contribuyen al tejido de un sociedad más plural e inclusiva.

¿Cuáles han sido los principales hándicaps a la hora de crear el departamento?

En los inicios, el principal hándicap era encontrar una persona  con un nivel de inglés suficiente para poder entender las convocatorias y tramitar los proyectos y, además, con alta capacidad de autoaprendizaje  y autonomía. Y la encontramos. Esa persona contratada para la gestión de proyectos europeos fue Jose Manuel Gonzalez.

Otra de las dificultades con la que nos encontramos fue saber transmitir a nuestros responsables políticos la oportunidad que suponía para los Ayuntamientos el periodo de financiación 2008-2013 de fondos europeos, ya que por primera vez permitía a las administraciones locales el acceso directos a los mismos y, por tanto, obtener nuevas  fuentes de financiación más allá de los recursos procedentes de la  Generalitat Valenciana, Diputación o Gobierno Central.

Creo que el problema fue que, cuando empezaron a llegar los fondos procedentes de Europa a nuestro país, no contábamos ni con personas especializadas en su gestión ni con estructuras solidas tanto en la esfera pública como en la privada. Hoy  hemos avanzado,  pero pienso que no lo suficiente como para poder gestionar los fondos ordinarios del periodo 2021-2027, a  los que de manera extraordinaria se suman los fondos Next Generation.

Los conceptos subvencionables para un Ayuntamiento en el marco europeo distan mucho de poder realizar inversiones. Van más en la línea del intercambio de buenas prácticas, trasferencia de conocimiento, transformar a las personas, fomentar la visión de pertenencia a Europa, la cohesión territorial…., es decir, conceptos intangibles cuyo impacto a veces es difícil de percibir. Hoy en día ya sabemos que, si hemos gestionado alrededor de 1.500.000 euros en proyectos europeos en el último año, esos recursos han tenido un impacto social porque han ayudado a transformar la vida de las personas, pero también un impacto económico nada despreciable para nuestra ciudad.

¿Cómo coordináis vuestra acción con el resto de áreas municipales? 

Este es un punto en el que empezaremos a trabajar. Se ha llevado a cabo algún proyecto que tiene que ver con otras áreas municipales, pero la mayoría son del ámbito de la educación, donde participamos en Erasmus + en todas sus modalidades.

En este aspecto, también encontramos la dificultad del idioma, por eso hemos puesto en marcha un plan de formación entre los funcionarios del Ayuntamiento de Alzira para facilitar el aprendizaje de la lengua Inglesa, con un compromiso de los mismos de certificar de forma oficial el nivel adquirido.

Solo así será posible integrar la dimensión europea en todas las áreas municipales, ya que hay que tener en cuenta que se trata de un lenguaje administrativo muy especifico y un modo de gestión diferente al habitual.

¿Cuál es vuestro balance después de un tiempo de funcionamiento? 

El balance es muy positivo,  pero somos conscientes de que debemos imponernos limitaciones para que la bola de nieve no nos arrolle. Cuando empiezas a tener presencia en Europa, un proyecto te lleva a otro y así sucesivamente.  Hay que desarrollar la habilidad de saber en qué proyectos interesa realmente estar y cuales aportan menos valor añadido a nuestros objetivos.Para ello, es importante contar con una buena red de partners (socios) cuyo objetivo se asemeje al nuestro. “Quien mucho abarca poco aprieta”: ahora estamos en 40 proyectos y acumulamos un total de 142; tal vez sea el momento de pararnos a reflexionar y reformular hacia dónde queremos ir.

Evidentemente estos años nos han servido para adquirir la experiencia suficiente en Europa, aprender a manejarnos con sus términos y convocatorias, confeccionar esa red de contactos y conseguir algunos hitos únicos para el Ayuntamiento de Alzira. A partir de ahora deberemos ser más selectivos en las temáticas  y ampliar nuestra participación a otros programas como LIFE, Europa con los Ciudadanos, Horizonte Europa o Europa Creativa, entre otros.

Un consejo para los municipios que se planteen crear un departamento de proyectos europeos

Mi primera recomendación es que sean valientes, que las dificultades no sean un impedimento, que se atrevan a adentrarse en este apasionante mundo. También es importante iniciarse como socios de proyectos que lideren otras organizaciones, es decir, lo que se llama “subirse al carro de otro”. Esto les permitirá ir adquiriendo experiencia, perfeccionar su nivel de inglés, ampliar su red de contactos y captar nuevas oportunidades. Ya habrá tiempo de liderar proyectos en un futuro, cuando su estructura organizativa esté más consolidada.

Una cosa está clara,  cuanto mejor dotada esté su oficina con capital humano especializado,  mayores serán los logros.

Por otro lado, también les diría que tengan paciencia. Se trata de una carrera de fondo y los resultados tardan en llegar pero, cuando lo hacen, producen un impacto sobre el territorio y los ciudadanos incuestionable.

Resumiré diciendo que el camino es la meta.

Entre los hitos conseguidos en el ámbito de proyectos europeos destacan:

  • Actualmente el Ayuntamiento de Alzira participa en 40 proyectos europeos, sobre un total histórico de 142, la mayor parte de ellos en el marco del Programa Erasmus + en todas sus modalidades (KA1, KA2, KA3 y Deportes).
  • En el marco de la acción clave KA3 “Apoyo a las reforma de las  políticas, redes, y asociaciones de proveedores de educación y formación profesional”, el Ayuntamiento de Alzira lidera el proyecto VETUP, una iniciativa transnacional que busca mejorar la calidad y la eficiencia de la FP. Es el único proyecto aprobado a una entidad española de los 13 aprobados en dicha convocatoria.
  • El de Alzira es el primer ayuntamiento en obtener la Acreditación Erasmus+ para Formación Profesional para el nuevo periodo 2021-2027.
  • El de Alzira es el único ayuntamiento de España miembro de la “Alianza Europea para el Aprendizaje”. Esta alianza, creada por la Comisión Europea, está formada por un total de 300 organizaciones de toda Europa. El Ayuntamiento de Alzira es el único representante de la administración local entre los 37 miembros españoles, como Iberdrola, Bankia, Repsol, la cooperativa de Mondragón, UGT, la Cámara de Comercio, Universidad de Deusto e incluso gobiernos autonómicos como el País Vasco o Madrid.