Fondos

¿POR QUÉ UN PROYECTO EUROPEO?

Un proyecto europeo es una iniciativa liderada por una entidad europea, pública o privada, destinada a resolver un problema o aprovechar una oportunidad con un enfoque internacional y con la participación de otros socios. Una administración local puede ser tanto esa entidad que lidera como el socio que participa.

En definitiva, un proyecto europeo es una idea que contribuye a mejorar la vida de las personas y que se puede materializar gracias al apoyo financiero de la UE y la colaboración de otras organizaciones.

A través de convocatorias de proyectos, La Unión Europea da soporte financiero a aquellas ideas que considera más interesantes.

· Que sea una solución innovadora para una cuestión concreta.

· Que sea replicable en otros territorios de Europa.

· Que sea una propuesta que encaje en las líneas políticas del marco financiero de la UE.

· Que sirva para generar identidad europea.

¿Y qué significa “interesante” para la UE?
Y ahora… ¿qué significa “interesante” para una administración local?

¿Por qué un ayuntamiento o una mancomunidad puede considerar “interesante” acceder a un proyecto europeo? La participación en proyectos europeos es un camino largo, complejo y que exige esfuerzo pero, haciendo balance, son mayores los beneficios. Aquí unos cuantos:

· Capacidad de desarrollar una idea. Quizás sea el beneficio principal, pero lleva asociados otros (los siguientes) que aportarán mayor valor a nuestra organización a medio y largo plazo.

· Intercambio de experiencias y conocimientos y acceso a información privilegiada y nuevas tecnologías.

· Contactos con las empresas, profesionales y equipos más competitivos en entornos científicos y tecnológicos.

· Nueva (e importante) fuente de financiación.

· Mejora de la imagen y competitividad institucional, que incorpora los valores de vanguardia de Europa: digitalización, innovación, economía circular y eficiencia energética.

· Crecimiento sostenible, inteligente e inclusivo del territorio, contribuyendo al cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), la Agenda 2030 y la Agenda Urbana Europea.

· Y, por supuesto, una vía para mejorar la calidad de vida de las personas.

Y la otra cara de la moneda: ¿qué premisas hay que tener en cuenta si decidimos embarcarnos en un proyecto europeo?

Aquí las principales:

Embarcarse en un proyecto europeo
· Disponer de capacidad técnica y financiera para co-gestionar nuestro proyecto, en el porcentaje que aplica cada programa. · Encontrar una convocatoria en el marco de un programa concreto lanzado por la Comisión Europea, que pueda dar cabida a nuestro proyecto. Desde aquí te ayudamos a buscar convocatorias. · Presentar la solicitud (y realizar todos los trámites) siguiendo todas las directrices especificadas en la convocatoria y, después, en la página web del programa. · Conocer bien las fases de planificación, redacción, gestión y justificación de proyectos europeos. · Conocer la normativa europea y su burocracia. (enlace externo oficial) · Trabajar en un entorno internacional con socios de otros países europeos. Desde está página te facilitamos un “buscador de socios” (enlace interno). Normalmente el inglés es la lengua vehicular. · Ser muy rigurosos en el cumplimiento de plazos. · Sin prisa. Los resultados no son inmediatos. El tiempo medio de resolución de un proyecto europeo suele oscilar entre los 6 y los 12 meses. · La financiación no se suele conseguir en el primer intento. Pero ese primer intento sirve para explorar y aprender cómo proceder con éxito.

Si el balance final es positivo, el próximo paso es acertar el programa europeo donde presentar el proyecto. En la siguiente página te ofrecemos información sobre los principales programas agrupados según los grandes desafíos europeos contemplados en el Marco Financiero 2020-2027.

Marco financiero